Dí No a la Dieta Americana Estándar

Fries, burger and soda. Standard American Diet

¡La dieta americana estándar (SAD, por sus siglas en inglés) nos pone literalmente tristes! Esta dieta que se sigue con demasiada frecuencia consiste en alimentos refinados y excesivamente procesados ​​que contienen tanto azúcares refinados en jugos de frutas y bebidas azucaradas, como arroz, pastas y harinas altamente refinados utilizados en panes y productos de panadería. Estos productos procesados ​​están cargados de sustancias químicas y conservadores sintéticos, hormonas, antibióticos y colorantes alimentarios que se sabe que alteran nuestro estado de ánimo. Este tipo de dieta es uno de los factores principales que contribuye a los problemas comunes de salud mental y del estado de ánimo. La SAD conduce a estados inflamatorios crónicos y prepara el escenario para los desequilibrios de neurotransmisores.

La dieta SAD nos entristece porque no proporciona los nutrientes que nuestro cerebro y nuestro cuerpo necesitan para funcionar bien. El hecho de que algunos de nosotros sobrevivamos (aunque raramente prosperemos) con una dieta SAD es cosa de suerte. Para algunas personas, la enfermedad resultante se produce en la niñez; para otros, no aparece hasta la mediana edad. Pero invariablemente llega, como cuando un automóvil sin el combustible adecuado finalmente se detiene.

Como regla general, todos nos beneficiamos cuando la mayor parte de nuestra ingesta diaria de alimentos incluye alimentos integrales ricos en nutrientes y recién preparados. Nuestra comida diaria debe incluir tanto alimentos crudos como cocidos, e idealmente algunos alimentos silvestres. Los alimentos que se obtienen de latas u otros envases deben reducirse al mínimo. Cocinar a fuego lento en agua, hervir, salar, asar a la parrilla, encurtir, asar, hornear, secar, cocinar al vapor, fermentar y ahumar son los métodos de procesamiento esenciales que garantizan la máxima nutrición. La fritura debe limitarse a ocasiones especiales. Al preparar alimentos frescos, se puede controlar la preparación, incluida la cantidad de sal y grasas comerciales utilizadas, para mantener un valor nutricional óptimo. Los alimentos frescos también están libres de conservadores nocivos.

Uno de los principios más importantes para lograr una nutrición adecuada para el estado de ánimo es que no existe una dieta única para todos. Para que la nutrición sea eficaz, la dieta debe adaptarse al metabolismo de cada individuo. Las necesidades nutricionales se determinan bioquímicamente a nivel individual. Esto tiene una base genética y está cultural y ambientalmente vinculado a nuestra ascendencia. Alinear nuestro “combustible” con la velocidad a la que podemos quemarlo mejora la eficiencia y el rendimiento. Un uso constante de combustible inadecuado para el cuerpo individual conduce al declive.

Hay muchas razones por las que las personas no reciben la nutrición que necesitan sus mentes/cuerpos. Muchos experimentan pobreza crónica o pérdidas económicas relacionadas con lesiones que les impide el acceso a alimentos nutritivos de alta calidad. Algunos simplemente no saben mucho sobre una buena nutrición. Muchas personas pueden ser adictas a sustancias como el alcohol, la cocaína o las metanfetaminas y, como resultado, no comen bien o lo suficiente y no metabolizan adecuadamente lo que comen. Los medicamentos farmacéuticos, el alcohol y muchas drogas producidas comercialmente agotan los nutrientes importantes que necesita el cuerpo. La lista continúa, pero hay una solución.

Receta: Hígado picado

Esta es una verdadera medicina para el hígado y vale la pena cultivar el gusto por el hígado picado, también conocido como paté de hígado. Todos los ingredientes (hígado, huevos, cebollas y grasa de pollo) ayudan al funcionamiento del hígado. Luego utilizo el paté para rellenar palitos de apio o lechuga romana, lo cubro con abundante perejil fresco para realzar el sabor y ayudar a la digestión de las grasas.

Ingredientes

  • 2 huevos grandes hervidos
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal
  • ¼ – ½ taza de grasa de pollo fundida
  • 1 cebolla finamente picada
  • 2 libras de hígados de pollo
  • ½ cucharadita de sal marina
  • ¼ cucharadita de pimienta recién molida
  • Palitos de apio en trozos de 4 pulgadas
  • Lechuga romana (opcional)
  • Perejil picado para decorar
  • 1/8 cucharadita de pimentón ahumado o pimienta de cayena (opcional)

Direcciones

  1. Coloca los huevos en agua fría, hierve y cocina por 10 minutos. Deja enfriar los huevos y colócalos en el refrigerador durante 30 minutos o hasta que estén fríos. Pégalos y pícalos.
  2. En una sartén grande, derrite suavemente la mantequilla en ¼ de taza de grasa de pollo a fuego lento. Agrega la cebolla y revuelve durante unos 10 a 15 minutos hasta que esté caramelizada. Coloca los hígados en una bandeja para hornear y mételos al horno a 300 grados durante aproximadamente 12 a 15 minutos.
  3. Aproximadamente a los 8 minutos, revisa uno de los hígados presionándolo. Si están blandos pero un poco firmes, ya están listos. Quieres que sean rosados ​​por dentro, no demasiado cocidos y sólidos.
  4. Coloca el hígado y las cebollas en el bol de un procesador de alimentos y deja enfriar mientras pelas y picas los huevos. Pulsa hasta que los hígados estén finamente picados pero no completamente lisos. Prueba el sabor y la textura para ver si necesitas agregar un poco más de grasa y vuelve a pulsar. Sazona al gusto con sal marina y pimienta.
  5. Coloca la mezcla de hígado en un bol en el refrigerador y cubre, o rellene el apio y espere de 1 a 2 horas mientras el hígado picado descansa y se enfría lo suficiente. Esto también se puede hacer con un día de anticipación. Espolvorea hojas de perejil sobre el hígado al servir. Para hacer variaciones, espolvorea un poco de pimentón ahumado o pimienta de cayena.

Disfruta de más recetas en mi libro The Good Mood Kitchen: Simple Recipes and Nutrition Tips for Emotional Balance.

¿Estás listo para tomar el control de tu salud? Agenda una cita