Trata tus Problemas Respiratorios con Esta Receta de Cataplasma de Semilla de Mostaza

Mustard Seeds on a bowl Dsaikia2015, CC BY-SA 4.0 , via Wikimedia Commons

Existen numerosos beneficios de las semillas de mostaza (Brassica juncea; Brassica nigra; Sinapis alba). Son ricas en selenio y magnesio y también son antiinflamatorias. Son rubefacientes, lo que significa que mejoran la circulación. La mostaza es picante y tiene cualidades de calentamiento que también la hacen efectiva para las infecciones de la piel. Las semillas de mostaza se utilizan en la recuperación de la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el dolor neuropático.

Las cataplasmas de semillas de mostaza molidas se pueden aplicar para la neuralgia, la ciática, la gota y la neumonía. Esta cataplasma es especialmente eficaz para tratar a niños y adultos con resfriado, gripe, bronquitis, neumonía o dolor por mala circulación.

Cataplasma de Semillas de Mostaza

Esta receta hará de 1 a 2 cataplasmas

Ingredientes

  • 1 taza de linaza (recién molida o comprada como harina de linaza)
  • 1 cucharada de semilla de mostaza (recién molida o comprada como mostaza molida o en polvo)
  • ¼ taza de agua
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen prensado en frío
  • Botella de agua caliente

Direcciones

  1. Agrega con cuidado la mostaza molida a la harina de linaza en un tazón grande.
  2. Incorpora el agua suavemente para formar una pasta espesa. La pasta debe mantenerse unida y no estar líquida.
  3. El enfermo debe colocarse en la cama de modo que su cabeza y pecho estén ligeramente elevados.
  4. Frota el aceite de oliva generosamente desde el cuello, por el pecho y hasta el comienzo del vientre.
  5. Con los dedos, aplica suavemente una capa delgada de pasta de aproximadamente 2 centímetros de grosor, comenzando en la parte inferior del cuello, en las clavículas, y haz un rectángulo de pasta hasta el diafragma. Asegúrate de aplicar la pasta solo en la piel que está cubierta con aceite de oliva. La mostaza es rubefaciente y el aceite de oliva protegerá la piel de la irritación.
  6. Después de colocar esta cataplasma, coloca una bolsa de plástico encima, luego una toalla, luego una bolsa de agua caliente sobre el pecho y cúbrelo todo con dos mantas. Deja reposar durante 1 hora, controlando ocasionalmente al paciente para asegurarte de que la piel no se queme ni esté demasiado caliente.
  7. Al cabo de una hora, usa el plástico para recoger la cataplasma. Puede descartarse o guardarse y utilizarse al día siguiente.
  8. Retira la mezcla restante y el aceite de oliva con un paño húmedo tibio y mantén caliente al paciente.

El paciente ahora puede beber una taza de té o, si tiene hambre, comer un caldo de pollo simple con limón, ajo y cebolla. La cataplasma se puede repetir diariamente según sea necesario.

Puedes encontrar este y otros remedios caseros a base de hierbas en mi libro, Natural Woman: Herbal Remedies for Radiant Health at Every Age and Stage of Life.

¿Estás listo para tomar el control de tu salud? Agenda una cita